Relatos de Tamriel 6: El Espino Negro sin Espinas.

De Vez En Cuando

Magnus por el horizonte salía. Un nuevo día despuntaba y el cielo se llenaba del rosa espléndido característico de un día nuboso, que no nublado, como el que se veía en los veranos del bosque otoñal de La Grieta: cálidos para Skyrim e infinitamente más húmedos y llenos de vida que las cenizas asfixiantes que se extendían detrás de las Velothi a causa de la Montaña Roja.

Pensando en ésto, ella se despertó y observó por la ventana que el olor a ligera llovizna y fresca brisa no era mentira. Mas luego encontró el olor rancio de la prisión y recordó que estaba en la torre de la fortaleza de Velo Brumoso, en Riften. Una nube cubrió su mente y regresó el rencor que desde que se había vuelto huérfana había sentido… lástima que había podido actuar antes de que Maven Espino Negro obtuviera el título de Jarl de manos…

Ver la entrada original 1.009 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s